• Asier Gorostieta Montero

¿Subrogar o cancelar la hipoteca?

Aunque depende del coste total de cada operación, en términos generales la cancelación es más cara que la subrogación


Debido a la difícil situación económica que atravesamos actualmente, cada vez son más los consumidores que se están planteando la posibilidad de subrogar su hipoteca o, lo que es lo mismo, llevársela a otro banco. Es decir, la subrogación de la hipoteca no es más que el cambio de uno de los titulares del préstamo hipotecario, ya sea la entidad bancaria o el propietario del inmueble.


Ahora bien, a fin de evitar ese cambio muchos bancos están presentando a sus clientes una propuesta de cancelación del préstamo hipotecario para después firmar una nueva hipoteca. Por ello, desde Ceolex analizamos cuál de estas dos opciones es la más conveniente en base a su coste total y te ayudamos a tomar una decisión que puede resultar complicada en ciertos casos.



En primer lugar, una subrogación de la hipoteca implica renegociar las condiciones de partida de la misma con otra entidad, por lo que su coste contiene:

  • Comisión de subrogación a pagar a nuestro banco actual si aparece en la escritura (regulada por ley)

  • Gastos de notaría (entre el 0,2% y el 0,5% de la hipoteca)

  • Gastos de registro (entre el 0,1% y el 0,25% del préstamo)

  • Gastos de gestoría (entre 150€ y 300€)

  • Tasación (unos 300€ de media)

En cambio, una cancelación supone cerrar nuestra hipoteca a todos los efectos y abrir una nueva en otra entidad, lo que comprende:

  • Comisión de cancelación a pagar a nuestro banco actual si aparece en la escritura (regulada por ley)

  • Comisión de apertura a pagar al nuevo banco si nos la cobra (entre el 0% y el 1%)

  • Gastos de gestoría para tramitar la cancelación registral de la hipoteca vieja en los que se incluyen los aranceles notariales y registrales asociados a la operación más los honorarios de la propia gestoría (unos 1.000€ de media)

  • Tasación (unos 300€ de media)

Entonces, ¿es mejor subrogar o cancelar?


Todo dependerá del coste total de cada operación, pero si lo que quieres es mejorar las condiciones de tu préstamo probablemente la opción que más te convenga sea la primera, pues en términos generales la cancelación de la hipoteca es más cara que la subrogación de la misma, dado que sus comisiones son más altas.

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo