Guía para la subrogación de la hipoteca

Actualizado: 15 de dic de 2020

No es necesario tener el permiso de nuestro banco para iniciar los trámites del proceso de subrogación


Como ya explicamos en el blog anterior, la subrogación de la hipoteca no es más que el cambio de uno de los titulares del préstamo hipotecario, ya sea el banco o el cliente. Lo que es más conveniente en caso de que queramos mejorar las condiciones de dicho préstamo, pues en términos generales la subrogación de la hipoteca es más barata que la cancelación de la misma, dado que sus comisiones son más bajas.


Así, en el blog de hoy te contamos cuáles son los pasos a seguir si has decidido subrogar tu hipoteca.



En primer lugar, cabe señalar que no es necesario tener el permiso de nuestro banco para iniciar los trámites del proceso de subrogación de la hipoteca, pero si no llevas varios años pagando tu préstamo hipotecario y no tienes un buen perfil económico, es difícil que encuentres otra entidad bancaria dispuesta a hacerte una oferta. De todas formas, si estás convencido de cambiar tu préstamo de banco en busca de una mejora de las condiciones, debes seguir los siguientes pasos:

  • Conoce el mercado hipotecario: para mejorar las condiciones de tu hipoteca es imprescindible conocer qué tipo de préstamos hipotecarios son los mejores para subrogar. De esta manera, no solo sabrás si tu préstamo tiene margen de mejora, sino que serás capaz de valorar si una posible oferta es buena y podrás negociar.

  • Compara y negocia: el siguiente paso es acudir a varias entidades financieras para ver qué oferta te pueden ofrecer y compararlas entre sí. En este punto, es importante también que lo notifiques a tu banco, ya que si no quiere perderte puede que esté dispuesto a hacerte una oferta de novación y cambiar las condiciones de tu hipoteca. Cuando tengas algunas ofertas podrás negociar para intentar mejorarlas y, cuando te hayas decidido por alguna, presentar una solicitud formal de subrogación.

  • Acepta la oferta y espera la respuesta de tu banco: una vez hayas presentado la solicitud, la entidad bancaria te hará una oferta de subrogación de tu hipoteca y tendrás que decidir si te interesa o no. Cuando la aceptes será la propia entidad bancaria quien se lo notifique a tu banco, que podrá presentarte una contraoferta que iguale o mejore las condiciones alcanzadas en un plazo de 15 días.

  • Escoge entre la oferta y la contraoferta: puedes elegir libremente entre la propuesta de la nueva entidad bancaria o la réplica de tu banco.

  • Formaliza la subrogación: si tu banco no presenta ninguna oferta o esta no es mejor tendrás vía libre para formalizar el proceso. Ahora bien, tendrás que hacer una escritura de subrogación y asumir los gastos derivados de la operación (comisión de subrogación a pagar a nuestro banco actual si aparece en la escritura, gastos de notaría, registro, gestoría y tasación).

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo